Kyrie

“Cientos de mundos se han perdido. Miramos atrás, y no podemos más que sentir pena y culpa. Todo sucedió a través de un milenio, y sin embargo, demasiado rápido.

Ahora resistimos en este último mundo, nuestro mundo de origen. Todos estos valerosos jóvenes no tienen la culpa, pero esta es la época que les ha tocado vivir. El tiempo del desastre, del advenimiento del horror, como ha sucedido en tantas otras ocasiones.

Solo rezo para que, de entre ellos, surja la chispa de esperanza que pueda cambiarlo todo y cerrar la puerta que nunca debió ser abierta.”

Kyrie, el Último Refugio es un juego de rol a medio camino entre lo indie y lo clásico. Con 20 años de desarrollo a sus espaldas, 4 versiones del sistema de juego cada vez más depuradas, ha tenido tiempo de asentarse como producto. Pretende ser en mesa rápido, dinámico, pero a la vez, con fondo. Que cada jugador tenga las herramientas necesarias para no parar de divertirse, por tiempo que juegue.

15 RAZAS NUEVAS Y 10 TIPOS DE PJ

Aquí no hay elfos, orcos, enanos ni halflings. Como cuando empezabas a jugar al rol, descubre las 15 razas nuevas de este mundo, que combinadas con los 10 tipos de personaje dan una versatilidad de 150 combinaciones distintas.

EL MUNDO ANTIGUO

Descubre las 7 ciudades perdidas Kaldrainii, la gloria del mundo antiguo. Y más allá, las ruinas de las M´nesias, que poblaron el mundo aun en periodos anteriores.

Asalta la Cúpula Kaleydann, el “techo del mundo”, y descubre qué se encuentra más allá, o explora el Arcano, el mundo espiritual, donde los espíritus de magia no regresan desde hace tiempo.

MAGIA MODULAR

Apuesta por esgrimir el Amr´agot, sube tu nivel en Esferas y a partir de ahí, crea tus efectos mágicos según la situación, de forma totalmente modular. El Diagrama Mágico de Abralldessar es el mayor aliado de un mago de combate.

UN MUNDO VIVO

Lo fantástico en Kyrie está muy presente: usa los Cristales Refulgentes de los que provee el interior de la tierra; escapa del C´nogarak, el “agua que sube y vuelve a bajar”; guíate en las profundidades gracias al resplandor del Shem´naar; prevé las Shaei-Naru, repentinas y peligrosas lluvias de piedra; o precipítate en las profundidades más insondables después de haber pisado el Gharrull, la “tierra falsa”.

Más información en VERKAMI y en el FORO.